Etiquetas

, , , , ,

Me encanta esta maquinita tan pequeñita que te permite tener acceso en un segundo a todos los libros que existen en la tierra y en todos los idiomas imaginables. Esta cosita de 150 gramos te permite viajar con toda tu biblioteca en tu mochila!

Es genial, pero tiene sus límites. Se gana tiempo y peso PERO se pierde la relación física, casi carnal con el libro entre las manos, la sensación de la fuerza de la cobertura, las caricias del papel suave sobre la piel delicada de los dedos, el olor natural de la tinta. La satisfacción o desesperación a sentir el peso de la hojas pasar lentamente de la derecha a la izquierda.

En fin, es la misma diferencia entre una paja y tener sexo, te alivia pero no te satisface plenamente 🙂