Etiquetas

, , , ,


Duodécima etapa de mí vuelta al mundo.

Bruselas:

Os conozco, me vais a decir que hay la famosa Grand Place y el museo del genial Magritte, que es la ciudad del adorable Tintín y del inmenso Jacques Brel,….

…..y os voy a responder que lo he visitado todo y más!!! Una mañana he subido al Atomium pero me maleé por la altura, con el estómago echo mierda tuve la idea tonta de comer los famosos chocolates y me pego una grandiosisima crisis de hígado, lógicamente acabe vomitándolo todo en la puta Grand Place, así que las magníficas fachadas de la famosa plaza ya no las puedo ni ver! El día siguiente paseando por las tiendas me gaste mí suelto en tonterías inútiles de diseñadores, unos minutos después, me llamo mi banco para echarme una bronca e informarme que bloqueaban la maldita tarjeta. Como no me quedaba mucho dinero, tuve que comer los ascerosos mejillones con patatas fritas en un restaurante turístico barato, después, con las tripas en fuego, he leído todos los Tintín que me dejaron paralizadas las pocas neuronas que me quedaban y al amanecer de aquella maldita mismísima noche he llorado todas la lágrimas de mi cuerpo escuchando las canciones de Jacques Brel. Lo tengo que admitir, cuando imaginaba el sol detrás de este cielo gris tan característico de esta ciudad, quería tirarme por la ventana, abrirme las venas, ahogarme en una bolsa de plástico, en fin, era mejor para mi salud mental y física irme corriendo de este infierno!!!!

Lo he hecho todo con muchas ganas. Todo esto para intentar amar esta ciudad, pero lo digo, lo grito fuerte, esta ciudad es fea!

La mires por donde la mires es triste, deprimente, ordinaria, sucia y fea.

Como dice un amigo es más fea que pisar un sorete de perro descalzo!