Etiquetas

, ,

Y por fin llega el verano. Adiós frío, bufandas, guantes y abrigos.

Pero lo mejor de todo es que la gente está más alegre en verano y uno no tiene que soportar las caras de culto que tiene la gran mayoría de la gente en invierno.

Lo más deprimente de Europa en invierno es la gente, vale el tiempo es un asco, pero nada en comparación con las caras de asco que se cruzan todos los putos días de invierno.

Así que aprovechemos estos meses de verano ‎y de alegría general.